DHColombia

Violencia contra la MUJER

SER INDÍGENA, MADRE Y LIDERESA EN LA MARCHA DEL TIPNIS ONU MUJERES

Viernes 6 de julio de 2012

SER INDÍGENA, MADRE Y LIDERESA EN LA MARCHA DEL TIPNIS ONU MUJERES

Introducción El presente artículo, trata sobre el importante papel que la mujer indígena está desarrollando en la 8va marcha por la defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Sin duda, las mujeres indígenas provenientes de distintos pueblos del oriente, chaco y amazonia, son el otro pie que sostiene la marcha, son madres y a la vez lideresas, tienen los ideales claros y luchan por la dignidad y la defensa de sus territorios, como hace 20 años lo hicieron sus abuelas en la marcha del 90.

Este artículo está compuesto de dos partes, la primera describe las características de estas valerosas mujeres, después se habla sobre sus ideales y los distintos roles que están jugando en la marcha.

Indígenas, madres y lideresas Cerca de 400 mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco y amazonia, vienen marchando desde el 15 de agosto, junto con sus esposos, hijos y abuelos. Algunas autoridades y sectores de la población civil critican a la marcha por llevar niños y mujeres embarazadas, les exigen que los retiren de la movilización, pero no saben que estos pueblos son familias grandes que funcionan de esta manera, cada miembro de la familia juega un rol fundamental, los hijos no se separan de los padres. En síntesis, la marcha es una manifestación pacífica de auto sacrificio, donde toda la familia participa por la defensa de su territorio y su vida.

Pero, ¿cuáles son las características de estas valerosas mujeres?, existen distintas facetas de mujeres en la marcha. Unas son lideresas de sus comunidades y respectivas regionales, su pueblo les ha brindado su confianza, las hay jóvenes con ese valor e ímpetu propios de la juventud, pero también están esas lideresas que año tras año han ocupado respectivos cargos en la comunidad o en sus regionales y en mandos superiores como la CIDOB o la CNAMIB, y han adquirido una experiencia y una claridad en sus objetivos, constituyéndose en puntales fundamentales del movimiento. Por ejemplo, está “Justa Cabrera” o “Nelly Romero”, ambas lideresas históricas, ambas guaraní, aguerridas y luchadoras mujeres por los derechos de sus pueblos.

Pero, también está esa gran mayoría de mujeres anónimas que posiblemente salen por primera de vez de sus comunidades rumbo a la ciudad de La Paz, acompañadas de sus hijos y esposos, son las que tienen los pies en la tierra, las que día a día sienten la pobreza de vivir en territorios saqueados, violados por los “otros”, las que sueñan con una buena educación para sus hijos, las que administran el maíz y la yuca que la tierra les brinda generosamente. Por tanto, en la marcha tenemos jóvenes, madres, dirigentas, abuelas; todas indígenas y pobres económicamente, pero también valientes defensoras de sus derechos y de una vida mejor.

Sus ideales y papel en la marcha Los ideales de las mujeres son los mismos que los de los hombres, saben que “no hay indígenas sin bosque ni bosque sin indígenas”, por esto están conscientes que la única manera de evitar que el gobierno mediante la construcción de la carretera destruya el TIPNIS, es marchando, es comunicándole al resto de los bolivianos que su vida está en riesgo, que su “madre tierra” está en peligro, saben que junto a la carretera viene la deforestación y la invasión a sus territorios por parte de oleadas de migración incontrolables, están conscientes que con la carretera los animales se irán cada vez más lejos, no entienden porque construir una carretera tan inmensa y tan alejada de sus comunidades y se preguntan: ¿Por qué por el corazón del TIPNIS?

Sin duda, el papel de las mujeres en la marcha es fundamental, después de más de 30 días sin poder pasar la población de “Yucumo”, tras un diálogo frustrado entre el canciller Choque huanca y los ministros, las mujeres en un acto de valentía y desesperación decidieron rodearlo y obligarlo SER INDÍGENA, MADRE Y LIDERESA EN LA MARCHA DEL TIPNIS Introducción El presente artículo, trata sobre el importante papel que la mujer indígena está desarrollando en la 8va marcha por la defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Sin duda, las mujeres indígenas provenientes de distintos pueblos del oriente, chaco y amazonia, son el otro pie que sostiene la marcha, son madres y a la vez lideresas, tienen los ideales claros y luchan por la dignidad y la defensa de sus territorios, como hace 20 años lo hicieron sus abuelas en la marcha del 90.

Este artículo está compuesto de dos partes, la primera describe las características de estas valerosas mujeres, después se habla sobre sus ideales y los distintos roles que están jugando en la marcha.

Indígenas, madres y lideresas Cerca de 400 mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco y amazonia, vienen marchando desde el 15 de agosto, junto con sus esposos, hijos y abuelos. Algunas autoridades y sectores de la población civil critican a la marcha por llevar niños y mujeres embarazadas, les exigen que los retiren de la movilización, pero no saben que estos pueblos son familias grandes que funcionan de esta manera, cada miembro de la familia juega un rol fundamental, los hijos no se separan de los padres. En síntesis, la marcha es una manifestación pacífica de auto sacrificio, donde toda la familia participa por la defensa de su territorio y su vida.

Pero, ¿cuáles son las características de estas valerosas mujeres?, existen distintas facetas de mujeres en la marcha. Unas son lideresas de sus comunidades y respectivas regionales, su pueblo les ha brindado su confianza, las hay jóvenes con ese valor e ímpetu propios de la juventud, pero también están esas lideresas que año tras año han ocupado respectivos cargos en la comunidad o en sus regionales y en mandos superiores como la CIDOB o la CNAMIB, y han adquirido una experiencia y una claridad en sus objetivos, constituyéndose en puntales fundamentales del movimiento. Por ejemplo, está “Justa Cabrera” o “Nelly Romero”, ambas lideresas históricas, ambas guaraní, aguerridas y luchadoras mujeres por los derechos de sus pueblos.

Pero, también está esa gran mayoría de mujeres anónimas que posiblemente salen por primera de vez de sus comunidades rumbo a la ciudad de La Paz, acompañadas de sus hijos y esposos, son las que tienen los pies en la tierra, las que día a día sienten la pobreza de vivir en territorios saqueados, violados por los “otros”, las que sueñan con una buena educación para sus hijos, las que administran el maíz y la yuca que la tierra les brinda generosamente. Por tanto, en la marcha tenemos jóvenes, madres, dirigentas, abuelas; todas indígenas y pobres económicamente, pero también valientes defensoras de sus derechos y de una vida mejor.

Sus ideales y papel en la marcha Los ideales de las mujeres son los mismos que los de los hombres, saben que “no hay indígenas sin bosque ni bosque sin indígenas”, por esto están conscientes que la única manera de evitar que el gobierno mediante la construcción de la carretera destruya el TIPNIS, es marchando, es comunicándole al resto de los bolivianos que su vida está en riesgo, que su “madre tierra” está en peligro, saben que junto a la carretera viene la deforestación y la invasión a sus territorios por parte de oleadas de migración incontrolables, están conscientes que con la carretera los animales se irán cada vez más lejos, no entienden porque construir una carretera tan inmensa y tan alejada de sus comunidades y se preguntan: ¿Por qué por el corazón del TIPNIS?

Sin duda, el papel de las mujeres en la marcha es fundamental, después de más de 30 días sin poder pasar la población de “Yucumo”, tras un diálogo frustrado entre el canciller Choquehuanca y los ministros, las mujeres en un acto de valentía y desesperación decidieron rodearlo y obligarlo a marchar junto con ellas para romper el cerco, lo lograron, fue un acto heroico y decisivo en este conflicto. Pero, no fue el único, las mujeres junto a los hombres, deciden las acciones que se deben tomar, cuidan a los niños, alimentan a los marchistas y en momentos de desesperación están firmes e indeclinables.

Las mujeres en la marcha del TIPNIS son: madres, viudas, esposas, lideresas, ancianas, jóvenes; todas aguerridas luchadoras por sus derechos. La marcha no puede pensarse sin mujeres, sería una mesa coja, pues junto a los hombres toman decisiones y garantizan la unidad de sus familias y la continuidad de una movilización que ya paso los 60 días y pronto llegara a la ciudad de La Paz.

Autora: Mirna Liz Inturias Canedo Socióloga, investigadora social especialista en temas indígenas, identidad e interculturalidad, transformación de conflictos ambientales, entre otros. Docente universitaria en la Universidad NUR, Santa Cruz. SER INDÍGENA, MADRE Y LIDERESA EN LA MARCHA DEL TIPNIS Introducción El presente artículo, trata sobre el importante papel que la mujer indígena está desarrollando en la 8va marcha por la defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Sin duda, las mujeres indígenas provenientes de distintos pueblos del oriente, chaco y amazonia, son el otro pie que sostiene la marcha, son madres y a la vez lideresas, tienen los ideales claros y luchan por la dignidad y la defensa de sus territorios, como hace 20 años lo hicieron sus abuelas en la marcha del 90.

Este artículo está compuesto de dos partes, la primera describe las características de estas valerosas mujeres, después se habla sobre sus ideales y los distintos roles que están jugando en la marcha.

Indígenas, madres y lideresas Cerca de 400 mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco y amazonia, vienen marchando desde el 15 de agosto, junto con sus esposos, hijos y abuelos. Algunas autoridades y sectores de la población civil critican a la marcha por llevar niños y mujeres embarazadas, les exigen que los retiren de la movilización, pero no saben que estos pueblos son familias grandes que funcionan de esta manera, cada miembro de la familia juega un rol fundamental, los hijos no se separan de los padres. En síntesis, la marcha es una manifestación pacífica de auto sacrificio, donde toda la familia participa por la defensa de su territorio y su vida.

Pero, ¿cuáles son las características de estas valerosas mujeres?, existen distintas facetas de mujeres en la marcha. Unas son lideresas de sus comunidades y respectivas regionales, su pueblo les ha brindado su confianza, las hay jóvenes con ese valor e ímpetu propios de la juventud, pero también están esas lideresas que año tras año han ocupado respectivos cargos en la comunidad o en sus regionales y en mandos superiores como la CIDOB o la CNAMIB, y han adquirido una experiencia y una claridad en sus objetivos, constituyéndose en puntales fundamentales del movimiento. Por ejemplo, está “Justa Cabrera” o “Nelly Romero”, ambas lideresas históricas, ambas guaraní, aguerridas y luchadoras mujeres por los derechos de sus pueblos.

Pero, también está esa gran mayoría de mujeres anónimas que posiblemente salen por primera de vez de sus comunidades rumbo a la ciudad de La Paz, acompañadas de sus hijos y esposos, son las que tienen los pies en la tierra, las que día a día sienten la pobreza de vivir en territorios saqueados, violados por los “otros”, las que sueñan con una buena educación para sus hijos, las que administran el maíz y la yuca que la tierra les brinda generosamente. Por tanto, en la marcha tenemos jóvenes, madres, dirigentas, abuelas; todas indígenas y pobres económicamente, pero también valientes defensoras de sus derechos y de una vida mejor.

Sus ideales y papel en la marcha Los ideales de las mujeres son los mismos que los de los hombres, saben que “no hay indígenas sin bosque ni bosque sin indígenas”, por esto están conscientes que la única manera de evitar que el gobierno mediante la construcción de la carretera destruya el TIPNIS, es marchando, es comunicándole al resto de los bolivianos que su vida está en riesgo, que su “madre tierra” está en peligro, saben que junto a la carretera viene la deforestación y la invasión a sus territorios por parte de oleadas de migración incontrolables, están conscientes que con la carretera los animales se irán cada vez más lejos, no entienden porque construir una carretera tan inmensa y tan alejada de sus comunidades y se preguntan: ¿Por qué por el corazón del TIPNIS?

Sin duda, el papel de las mujeres en la marcha es fundamental, después de más de 30 días sin poder pasar la población de “Yucumo”, tras un diálogo frustrado entre el canciller Choquehuanca y los ministros, las mujeres en un acto de valentía y desesperación decidieron rodearlo y obligarlo a marchar junto con ellas para romper el cerco, lo lograron, fue un acto heroico y decisivo en este conflicto. Pero, no fue el único, las mujeres junto a los hombres, deciden las acciones que se deben tomar, cuidan a los niños, alimentan a los marchistas y en momentos de desesperación están firmes e indeclinables.

Las mujeres en la marcha del TIPNIS son: madres, viudas, esposas, lideresas, ancianas, jóvenes; todas aguerridas luchadoras por sus derechos. La marcha no puede pensarse sin mujeres, sería una mesa coja, pues junto a los hombres toman decisiones y garantizan la unidad de sus familias y la continuidad de una movilización que ya paso los 60 días y pronto llegara a la ciudad de La Paz.

Autora: Mirna Liz Inturias Canedo Socióloga, investigadora social especialista en temas indígenas, identidad e interculturalidad, transformación de conflictos ambientales, entre otros. Docente universitaria en la Universidad NUR, Santa Cruz.

a marchar junto con ellas para romper el cerco, lo lograron, fue un acto heroico y decisivo en este conflicto. Pero, no fue el único, las mujeres junto a los hombres, deciden las acciones que se deben tomar, cuidan a los niños, alimentan a los marchistas y en momentos de desesperación están firmes e indeclinables.

Las mujeres en la marcha del TIPNIS son: madres, viudas, esposas, lideresas, ancianas, jóvenes; todas aguerridas luchadoras por sus derechos. La marcha no puede pensarse sin mujeres, sería una mesa coja, pues junto a los hombres toman decisiones y garantizan la unidad de sus familias y la continuidad de una movilización que ya paso los 60 días y pronto llegara a la ciudad de La Paz.

Autora: Mirna Liz Inturias Canedo Socióloga, investigadora social especialista en temas indígenas, identidad e interculturalidad, transformación de conflictos ambientales, entre otros. Docente universitaria en la Universidad NUR, Santa Cruz.

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |