DHColombia
Portada del sitio > Impunidad > Deuda con la humanidad: Investigación sobre 20 años de paramilitarismo en (...)

Lecturas Dominicales - El Tiempo

Deuda con la humanidad: Investigación sobre 20 años de paramilitarismo en Colombia

Por Gloria Helena Rey - Julio 29 de 2005

Domingo 31 de julio de 2005

Deuda con la humanidad: Investigación sobre 20 años de paramilitarismo en Colombia

"Busca ser una constancia histórica", dijeron los investigadores del Cinep que realizaron el estudio.

Octavio Paz, el Nobel mexicano, escribió en un ensayo que civilización es, entre otras cosas,! el estilo, la manera que tiene una sociedad de vivir, convivir y morir y que lo incluye todo: desde las artes eróticas hasta la injuria, del trabajo al ocio, de los castigos a los premios, del trato con los muertos a los fantasmas que pueblan nuestros sueños pero que civilización es, sobre todo, la parte sumergida, invisible: las creencias, los deseos, los miedos, las represiones, los sueños.

¿Cómo encajar, en ese contexto, a nuestra sociedad! y sus violencias, los miedos, el olvido y el trato que damos a los miles de colombianos ultimados! por! la ferocidad de la derecha como de la izquierda armada? ¿Cómo interpretar la ambigüedad en la que vivimos si, parafraseando a Dickens, sobrevivimos! entre la cordura y la locura, las creencias y la incredulidad, la luz y las tinieblas, la esperanza y la desesperación. Si lo tenemos todo y no tenemos nada y, si caminamos hacia el cielo, perdiéndonos, casi siempre, en el infierno?

De momento, lo que parece claro es que ninguna reconciliación en nuestra herida sociedad "tiene consistencia ni autenticidad si no se basa en el esclarecimiento de lo que ocurrió; en el análisis y la corrección de los factores que produjeron los daños y en la reparación, reconstrucción, compensación y sanación de lo que fue destruido", afirman los 6 investigadores en la presentación de Deuda con la humanidad. Paramilitarismo de Estado 1988-2003, documentado libro sobre los orígenes, historia, evolución y accionar paramilitar, que victimó a más de 14 mil colombianos, sólo! en! esos años.

La investigación, realizada por el Banco de datos del Cinep, con apoyo financiero de la Comunidad Europea, entre otros, "busca ser un aporte en la búsqueda de la verdad, una constancia histórica de los hechos sucedidos y de las responsabilidades en la cadena de crímenes de lesa humanidad cometidos, pues cualquier salida al conflicto armado colombiano, bien sean los hechos del paramilitarismo (de derecha) o de las guerrillas (de izquierda) deben ser objeto de una verdad que sea asumida, racionalizada e interiorizada por la sociedad para que se entienda qué sucedió y cuáles fueron los hechos que llevaron a esas situaciones. Además, adicional a la verdad, el elemento de la justicia es necesario, no entendido como de venganza, sino para que se comprenda que lo sucedido no puede tolerarse ni repetirse nunca más", dijeron los investigadores, que pidieron el anonimato.

Deuda con la humanidad recoge nombres, apellidos, fechas y lugares donde los más de 14 mil colombianos fueron asesinados, ejecutados, desaparecidos y torturados por paramilitares entre 1988 y el 2003. Los hechos,! provienen de tres bases de datos: los de la Comisión congregacional de justicia y paz (de 1988 al 94), los del Cinep, del 95 al 97 y los de justicia y paz y el Cinep del 98 al 2003. Las fuentes de las denuncias fueron organizaciones regionales, expedientes judiciales y unos 25 periódicos nacionales y regionales. "Todas las informaciones fueron contrastadas. Son casos que durante esos 15 años se hicieron públicos pero que nunca tuvieron ningún tipo de respuesta por parte de las! autoridades".

A lo largo de casi 500 páginas, las víctimas acompañan, con ruidoso silencio, los orígenes, historia y evolución del paramilitarismo en Colombia, al igual que responsabilidades de E.U., el Estado colombiano,! las fuerzas militares y mercenarios venidos de Australia, E.U., Inglaterra e Israel en su conformación y consolidación. Los investigadores dejan claro que el paramilitarismo nació antes de las guerrillas de izquierda y que no surgió, se expandió ni se consolidó por su causa. Afirman que tampoco emergió de forma autónoma sino que fue resultado de una estrategia en la que participaron múltiples actores. Explican que, tras la violencia liberal-conservadora, a partir del 46 y el Pacto de Sitges en 1957 que permitió la alternancia en el poder de los dos partidos por 16 años, E.U. sugirió a Colombia la adopción de una estrategia paramilitar, durante la visita de la Misión!Yarbourough de su ejército en febrero de 1962.

Recomendó entonces vincular a la población civil a la guerra (paramilitarismo) con "un entrenamiento clandestino en operaciones de represión" para integrar "una estructura cívico militar que se explote en la eventualidad de que el sistema de seguridad interna de Colombia se deteriore más", según el documento oficial del ejército norteamericano sobre esa visita y que es citado integralmente. Washington también recomendó en ese documento convertir a la población civil en blanco principal de la guerra al plantear combatir movimientos sociales o a inconformes con el statu quo. Las estrategias paramilitares sugeridas en el 62 fueron adoptadas tres años después por el Estado colombiano mediante el decreto 3398 (del 65), que luego se hizo permanente con la ley 48 del 68, que rigió por 20 años. La ley autorizó a la fuerza pública para conformar juntas de autodefensas para promover la articulación y vinculación de la población civil en el conflicto. "También, el entrenamiento de la población en técnicas de combate e,! incluso, para que fuera dotada de armamento". "Los casos que se documentan en el libro y que se registraron entre 1988 y el 2003 muestran, además, un estrecho vínculo, sustancial y operativo, del paramilitarismo con agentes del Estado colombiano", afirman los investigadores.

Deuda con la humanidad no incluye todas las víctimas del paramilitarismo pero sí registra la evolución, consolidación y accionar de esos los grupos en los años 70, 80, 90 y principios del 2000, al igual que las actuaciones de los gobiernos, fuerzas militares y sociedad colombiana en esos años. Menciona, además, cómo, a mediados de los 80, organizaciones como el Comité Permanente de Derechos Humanos,! la Fundación comité de solidaridad con presos políticos, la Asociación de juristas demócratas y la ONIC no sólo eran consideradas como "objetivo militar" por grupos paramilitares sino como "el enemigo" por el ejército, que las incluyó en un manual de formación de oficiales, editado por la Escuela Superior de Guerra José María Córdoba en el 85.

Los investigadores no confían en la desmovilización paramilitar y se mostraron preocupados por el mensaje que hoy se está enviando a la sociedad colombiana: "A comienzos del 2005 éramos informados por los medios que un celador sería condenado a 8 años de prisión por hurtar un estilógrafo. Después nos dicen que quienes victimaron a más de 14 mil colombianos asesinándolos, torturándolos o desapareciéndolos pueden recibir una pena de 5 años, que se puede reducir. El mensaje es dañino y perverso, pues lo que dice es que atentar contra la humanidad no tiene costos aquí". Por eso insistieron en que "no habrá reconciliación real, con ningún grupo armado, en Colombia si la paz se edifica sobre el olvido y la impunidad".

Por Gloria Helena Rey

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |