DHColombia
Portada del sitio > Opinión > NUESTRA POSICION FRENTE AL ACUERDO: LA ULTIMA VEZ QUE CONFIAMOS

NUESTRAS DUDAS

NUESTRA POSICION FRENTE AL ACUERDO: LA ULTIMA VEZ QUE CONFIAMOS

LA ASOCIACION DE CABILDOS INDIGENAS DEL NORTE DEL CAUCA - ACIN Cxahb Wala Kiwe

Martes 20 de septiembre de 2005

Desea AGRADECER a quienes nos apoyaron y acompañaron con su solidaridad y compromiso en estos días de lucha por la LIBERTAD PARA LA MADRE TIERRA. Claro que recordamos personas y acciones concretas. Pero no mencionaremos a nadie en particular porque la mejor manera de celebrar este pasó que hemos dado, es compartir en el corazón y en la memoria un esfuerzo colectivo y sentir la alegría inmensa de haber hecho cada cual lo nuestro. PAI, GRACIAS, de todo corazón. Nos lo agradece la MADRE TIERRA que aun espera su libertad, pero que hoy sabe, luego de 11 días recientes de lucha que se suman a más de cinco siglos, que algunas y algunos caminamos la palabra para que sea libre para generar vida y para dárnosla.

Nos quedan dudas. Los mayores no están seguros de que hayamos hecho lo correcto, pero aceptaron la decisión de la asamblea y el Acuerdo que se firmo con el Gobierno. “Nunca se ha recuperado la tierra para luego salir de ella y dejarla abandonada por un pedazo de papel que tiene promesas de un Gobierno que nunca cumple” expreso un mayor la noche del martes 13 de Septiembre al terminar el acto de protocolización y firma del acuerdo. La gente no confía en el Acuerdo. Seria absurdo que después de 14 anos de incumplimientos y mentiras, de masacres, persecuciones, represión, amenazas, irrespetos y abusos de todo tipo, un dialogo y un acuerdo fueran aceptados como una respuesta real. Además, el problema de fondo, el que diera origen desde nuestra esencia ancestral, desde nuestra relación con la vida a la recuperación de La Emperatriz y Guayabal, esta lejos de resolverse. Mientras la tierra no sea colectiva y mientras nuestra relación con todo lo que vive en el territorio no este en equilibrio y armonía, el Proyecto de Muerte seguirá amenazando los Planes de Vida y la vida misma esta amenazada.

No esperábamos que esta lucha y este acuerdo pusieran en Libertad a la Madre Tierra. Tampoco esperábamos que el Congreso Indígena y Popular que instalamos el ano pasado con la Marcha y el Mandato, se cumplieran al darle lectura frente a la Gobernación del Valle del Cauca en Cali. Hemos proclamado la palabra y hemos actuado en consecuencia. Hemos dicho que no podemos y que no queremos luchar solos. Hoy decimos que tampoco nos interesa el protagonismo y que el liderazgo que tuvimos que asumir lo sentimos como un deber, nuestra obligación, pero nunca nos sentimos ni más, ni mejores que otros. Lo que dejamos es nuestra contribución pequeña y digna a la construcción de un camino y, eso si, un LLAMADO FIRME A TODAS Y A TODOS LOS PUEBLOS Y PROCESOS A LEVANTARSE CON DIGNIDAD, PROCLAMAR SU PALABRA Y CAMINARLA. Porque poner en libertad a la madre tierra es un deber de todos los seres humanos. La historia que se ha escrito para acumular desde el egoísmo, es equivocada y debe ser reemplazada por la historia que se inspira en la memoria de los pueblos arraigados al territorio. Esta lucha es de cada una y de cada uno y es AHORA. Este reclamo, este llamado, este testimonio quedan y persisten por encima de acuerdos y firmas de papel. Tengan por seguro que desde acá, desde el Cauca ancestral, desde el corazón del pueblo Nasa: “Seguiremos luchando mientras no se apague el sol”.

“Esta es talvez la ultima vez que confiamos en la firma de un acuerdo con el Gobierno” explicaba el Consejero Mayor de la ACIN, Ezequiel Vitonas, durante la ceremonia de firma del acuerdo por parte del Juez BALTASAR GARZON el día 14 de Septiembre en la Escuela de Derecho Propio Cristóbal Secue. “Confiamos porque hay una Comisión de Seguimiento y Acompañamiento a los acuerdos en la que participan el Defensor del Pueblo, el Procurador Nacional, la Organización de las Naciones Unidas, la Conferencia Episcopal y el Centro para la Paz de Toledo representado por el Juez Garzón y su Vicepresidente, el ex ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami. La compañía y el apoyo de estas entidades y personas nos obligan a confiar una vez más. A darles un plazo para que cumplan la palabra que nunca han cumplido”. Reconocemos la labor del Viceministro del Interior y su honestidad. Representa la posición del Gobierno, distinta a la que defendemos, pero durante los diálogos, fue directo y honesto. En justicia merece estas palabras, ojala en adelante persista en su actitud y contagie a otras y otros de la misma manera. Admiramos la tarea comprometida del Representante a la Cámara Alexander López, quien actuó como facilitador y testigo y quien tiene un hogar en nuestro territorio y en nuestros hogares por ser un compañero. Recibimos al Ministro Sabas Pretelt de la Vega en nuestro territorio ancestral. Más de dos mil indígenas lo escuchamos y fuimos testigos del momento en que firmo el Acta de Acuerdo. Lo escuchamos atentamente aunque no aplaudimos sus palabras. La Mama Kiwe le regalo un atardecer hermoso que el reconoció al comenzar su discurso. Un atardecer, como todo lo de la Mama Kiwe, que no tiene ni puede tener propietarios privados. Mientras salía del quiosco en medio de la multitud de hombres, mujeres, niños y niñas que defendieron la tierra recuperada de las balas, los gases, las granadas y los golpes de la Fuerza Publica que su Gobierno envió contra nosotros y nosotras, alguien grito “abajo la reelección del Presidente Uribe” y el dolor, la rabia, la tristeza, la memoria gritaron con mucha fuerza “abajo”. Era un grito que rechazaba mucho más que la reelección de un Gobierno, de un Presidente en particular. Fue el momento en el que los silenciosos pudieron decir su palabra y la gritaron en ese ABAJO. Abajo, a la muerte, a la explotación, a la guerra absurda, a la injusticia, al irrespeto a los pueblos ancestrales, al maltrato a la dignidad. ABAJO a todo eso que esta equivocado y viene arrasando y ARRIBA a la vida que proclamo el Mandato del Congreso Indígena y Popular, Arriba la Libertad para la Madre Tierra.

Los Nasa tenemos palabra y vamos a cumplir el acuerdo que firmamos. Vamos también a vigilar para que lo cumpla el poder del Gobierno y vamos a reunirnos pronto con la Comisión de acompañamiento para trazar estrategias y trabajar en Minga. Vamos a acompañar a los compañeros y compañeras heridas y heridos por el odio de quienes dictan ordenes de represión pero no tienen que sufrirla. Vamos a escuchar a los mayores, hombres y mujeres que estuvieron allí tolerando hambre, sol, golpes, sed y miedo y que trajeron su experiencia de otras luchas y su dignidad. Respetamos y compartimos su desconfianza justificada y admiramos la disciplina con la que a pesar de su sabiduría aceptaron la decisión colectiva y las palabras del Acuerdo.

Hoy, ya hay gente amenazada. Hoy, ya hizo declaraciones el Gobernador del Cauca, una vez mas insinuando que nuestra lucha esta infiltrada por la insurgencia, a pesar de que el Gobierno Nacional reconociera lo contrario en el acuerdo que firmamos. Hoy el territorio sigue ocupado por grupos armados. Hoy las leyes nos despojan de la tierra y de la libertad. Hoy amenazan con cerrar Radio Nasa de nuevo. Hoy sigue su camino contra la voluntad inconsulta del pueblo, la negociación y firma del TLC. Hoy, el Gobierno que firma acuerdos sigue negando la validez de las consultas populares en las que el pueblo le dice un NO clarísimo y democrático al TLC. Hoy, la guerra que nadie quiere se impone para evitar la justicia que la hace absurda e innecesaria. Hoy, por un salario obedecen ordenes hijos de madres del pueblo uniformados de policías, detectives y soldados quienes al obedecer se niegan a su propia libertad. Hoy las armas silencian las palabras y la indiferencia se impone sobre el compromiso. Hoy, sabemos, como hemos sabido hace mas de 500 anos, que la muerte avanza para enriquecer a algunos ciegos e insaciables y que la defensa de la vida es deber de los pueblos y que los pueblos no la defienden mientras no recuperen la conciencia arraigada en respetar y defender LA LIBERTAD DE LA MADRE TIERRA. Acá estamos y acá nos quedamos, luchando por la vida. Que podamos seguir nombrando y caminando la palabra depende de que le digamos un NO a la Muerte y muchos SI a los pueblos y a la diversidad de la vida. Santander de Quilichao, Cauca, 2005-09-17

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |