DHColombia
Portada del sitio > Opinión > LA LÓGICA DEL PUEBLO

CRONICA

LA LÓGICA DEL PUEBLO

Jueves 22 de noviembre de 2007

Anécdoticamente recuerdo que con los amigos de la cuadra que eramos muchos y de los cuales no queda sino uno, más bien debo decir con los vagos del barrio, con los vecinos, con la barriada, con los compinches como solía decir mi mamá o simplemente con Kike, Diego, Cesar, Fredy, Chepe, Mauro, el flaco, Buñue, Henry, Leo, Nato, Pato, Andres, Lucy, Sandra, Diana, Rosa y muchos más, jugábamos todo lo que se nos ocurriera, empezando por las banquitas ( fútbol con canchas pequeñas o dos piedras ), pasando por ponchados, béisbol, 5-10-15, escondidas, tin tin corre corre, tarro, golosa, boxeo, bolas, trompo, yoyó, 3 ó 5 huecos, bicicross y muchos juegos improvisados que no tuvieron nombre pero los disfrutamos como solo se pueden disfrutar los juegos en la infancia y la adolescencia. Todos en el monumental escenario de la cuadra, una cuadra de 8 casas a cada costado, que conocieron nuestros padres sin pavimentar y que cuando llovía había que entrar con botas pantaneras y que nosotros ya conocimos con asfalto. El gran escenario donde crecimos, reímos, lloramos, perdimos, ganamos, empatamos, peliamos y vivimos.

Quiza a nadie le interese cuánto quedaban los partidos de banquitas o cuántos vidrios rompimos pero sí existía un curioso factor que se evidenciaba en cada juego. Así como muchas y la mayoría de las veces las cargas quedaban bien repartidas también en ocasiones quedaban mal repartidas, entonces los más fuertes o los más grandes quedaban en un solo grupo y los más chicos o más pequeños quedaban en otro grupo. Este concepto de desigualdad generaba inmediatamente una concepción de apoyo al más débil por parte de tan prestigioso público u observadores, que no eran más que nuestros mismos padres, abuelos, tíos, hermanos, primos, amigos o cualquiera que pasara por la cuadra. Todo aquel que percibía que los más grandes podían ganar a los más chicos, por obvias razones, se convertía automáticamente en aliado y agitador de ellos, incluso creo que por haber repartido mal desde el comienzo del juego los más grandes también le hacían fuerza a los más chicos. En fin la ingenuidad propia de nuestras edades no daba pie para pensar que se había actuado de mala fe de forma premeditada, simplemente eramos un montón de mocosos, con la ropa sucia que sólo entrabamos a las casas a buscar comida y que sólo queríamos jugar y jugar.

Pues cambiando de tema y de juego lo que quiero expresar tiene que ver con unos que también lo fueron pero ya no son tan mocosos y que se encuentra en otro escenario. Ahora hablo de Enrique, Samuel, William, Antonio, Juan Carlos y Jorge, los candidatos al segundo cargo político más importante a nivel nacional despues de la Presidencia de la República, la Alcaldía Mayor de Bogotá. Pasamos de la cuadra de un popular barrio del sur de la ciudad a toda la ciudad misma, con todas sus dimensiones; pasamos de ocho casas a cada costado a casi ocho millones de habitantes, pasamos de ponchados y banquitas a malla vial y comedores comunitarios, de parroquianos comunes y corrientes de las cuadras vecinas a observadores internacionales y legitimidad del Estado de Derecho, pasamos de botas pantaneras y asfalto a planificar el metro para la capital, pasamos de la infancia e ingenuidad a la madurez y gallardía. Las dimensiones son astronómicas pero nacen en un mismo punto.

Casi siempre el común de la gente apoya al más “débil”, entre comillas porque no es debilidad llevar a las urnas a casi un millón de personas. Sin embargo esa vestidura del más chico o más débil, sin necesariamente serlo, le dio a Samuel Moreno la Alcaldía Mayor de Bogotá. Porque supuestamente e irresponsablemente acomodado por los medios masivos de comunicación el más fuerte era el candidato oficial Enrique Peñalosa y sobretodo apoyado por supuestamente el más fuerte de todos, el presidente Uribe, que según los analistas le hizo un favorcito a Samuel con sus constantes ataques públicos en su contra y en contra del Polo Democrático, incluso sus ataques le dieron de carambola más de 300.000 votos a otro débil, William Vinasco, quien fue otro ganador.

Uribe jugó el papel del papá del niño más grande de la cuadra, apoyando a Enrriquito y desestimando a Samuelito, Williamcito y los demás. Pues a los chicos los apoyaron los otros padres y los vecinos que pasaron por la cuadra y por las urnas y que sumaron casi un millon de votos, y se dieron cuenta de la desigualdad. Porque la parcialidad difundida por los medios de comunicación que trabajan para ciertos poderes políticos y económicos del país mostraron fue evidente y descarada, atacaron de frente y sin dolor a Samuel y William. A los demás candidatos simplemente los ignoraron.

El papi del niño grande fue derrotado por los padres de los más chicos. Quizá sea una comparacíon desproporcionada pero hablando en plata blanca el amplio triunfo que obtuvo “Samuel el chico” ante “Enrique el grande” tuvo un factor que no he podido descifrar pero que se dio hace unos años en la cuadra del barrio popular y que se da en las calles de muchos de ellos y que sin temor a equivocarme se seguirá presentando por muchos años más. Porque los adagios populares nos dejan seguir gozando de su sabiduría y uno de ellos dice que la voz del pueblo es la voz de ...

A Samuel Moreno aparte de las grandes capacidades que tiene para dirigir una ciudad como Bogotá le ayudó un factor determinante que nace en las barriadas, cruza por los pasillos del poder y llega a las altas esferas de la sociedad y se llama: LA LÓGICA DEL PUEBLO.

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |