DHColombia
Portada del sitio > Derechos Humanos > Carta de Artistas, Juristas, Teólogos e Investigadores del Mundo

Carta de Artistas, Juristas, Teólogos e Investigadores del Mundo

Solidaridad con Comunidades de Paz y de Autodeterminación

Viernes 1ro de abril de 2005

1 de abril de 2005

Señor Álvaro Uribe Vélez
Presidente de Colombia
Palacio de Nariño,
Bogotá

Sr. Presidente Uribe, Quienes firmamos esta carta abierta, somos académicos, investigadores, juristas o interlocutores en foros de reflexión y acción sobre la realidad del mundo. Hasta nosotros y los espacios de nuestro trabajo, desde hace años han llegado las voces de incontables e inolvidables víctimas de la violencia social y política que vive Colombia. Les hemos escuchado y sabemos de su sufrimiento. A muchas les hemos acompañado, y de la mano del testimonio que han dado y de las objetivas circunstancias de injusticia que comprobamos, hemos profundizado nuestro conocimiento acerca de las causas y las consecuencias de una de las confrontaciones más desgarradoras en el planeta.

El pasado 21 de febrero, se consumó una matanza espantosa, en San José de Apartadó, Urabá, contra campesinos, niños y mujeres en estado de indefensión. Estas personas humildes fueron asesinadas con la mayor sevicia. Sus cuerpos estaban descuartizados. Es uno de esos crímenes de lesa humanidad imborrables, de los cientos que militares y paramilitares han cometido impunemente durante muchos años. Allí fue asesinado Luis Eduardo Guerra, cofundador de una Comunidad de Paz que conocemos. Así también el sábado 5 de marzo fue desaparecida, torturada y asesinada Irma Areiza, de la Comunidad de Dabeiba. De igual forma, el 29 de enero fue asesinado el líder Pedro Murillo, de la lll Comunidad de Jiguamiandó. Las tres personas además de ser promotoras de resistencias civiles en estas meritorias Comunidades, eran testigos directos de crímenes de la estrategia paramilitar en la misma región.

Al tiempo, personas como Javier Giraldo, sacerdote jesuita a quien conocemos hace décadas, otros miembros de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y más defensores de estas Comunidades, a quienes tratamos por su trabajo a favor de los derechos humanos, han sido amenazados o acusados por organismos estatales represivos, de ser apoyos o miembros de la insurgencia.

Su Gobierno en lugar de pedir perdón públicamente y rectificar, ha amenazado de manera reiterada y ordenado acabar con estas Comunidades, al anunciar que las tropas que han sido sistemáticamente agresoras y homicidas, van a ocupar militarmente las tierras de estas poblaciones, no sólo destruyendo su principio rector de neutralidad y distinción en el conflicto, sino asegurando el despojo de estos territorios y títulos colectivos, que ya vienen siendo usurpados violentamente por salvajes proyectos económicos.

Ya tenemos claro, Sr. Presidente Uribe, con todos los elementos de juicio, previos a la masacre y posteriores a ella, que está en marcha la decisión de aniquilar esta valiosa y digna experiencia de construcción social de valores de humanidad, que su Gobierno no está dispuesto a compartir, como Usted lo ha expresado claramente en sus discursos de ataque a la Comunidad, uno de ellos el 27 de mayo de 2004, y hace unos días, el domingo 20 de marzo de 2005, en un consejo de seguridad, en la misma zona donde fue cometida tan execrable masacre. En esta última oportunidad, Usted ha apuntado que "líderes, patrocinadores y defensores" de las Comunidades sirven a la subversión o al terrorismo.

Mientras, convergen aterradoras amenazas, en Cacarica y Jiguamiandó en esta última semana, como el pasado martes 29 de marzo en Bogotá, con anuncios anónimos de asesinato de los integrantes de Justicia y Paz.

La tragedia colombiana nos conmueve e interpela éticamente. El silencio y la omisión nos parecen terriblemente cómplices. No compartimos el objetivo de tergiversar la realidad, como se pretende al punto de mantener la absurda tesis de negar la existencia del conflicto, pisoteando la memoria de las víctimas y atacando a quienes buscan sembrar esperanza en medio de una guerra cruenta. Este mecanismo y otros de falseamiento, operan a favor de la impunidad que su gobierno está consolidando. Deseamos ver a Colombia en Paz y Justicia. Que no haya ni un muerto ni un desaparecido más. Que ninguna persona sea detenida o amenazada por su lucha por la verdad, la justicia y la reparación dignas. Hacemos responsable directamente al gobierno que Ud. preside, Sr.Uribe Vélez, si esto continúa pasando, o algo más grave sucediera, en las personas de Javier Giraldo, los miembros de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz u otro defensor de derechos humanos o integrante de las Comunidades de paz y resistencia que ellos y otras organizaciones acompañan, como la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, la Comunidad de Vida y Trabajo La Balsita de Dabeiba, las zonas humanitarias de las Comunidades de Autodeterminación, Vida y Dignidad del Cacarica, del Jiguamiandó, y de Familias de Curvaradó.

Suficiente evidencia existe a nuestros ojos que ellos y ellas están en peligro por la eficacia moral de su ejemplo. Hacemos este llamado respetuoso, compartido por cientos de personas en todo el mundo, para que recapacite y tal estrategia se detenga.

Atentamente,

François Houtart, sacerdote, sociólogo, profesor emérito de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica

Juan José Tamayo, teólogo, escritor, académico, España

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz, Argentina

Pierre Galand, Senador de Bélgica

Franz Hinkelammert, escritor, economista, profesor, Alemania

Pedro Casaldáliga, Obispo de São Felix de Araguaia,

Mato Grosso,Brasil Boaventura de Sousa Santos, sociólogo, profesor de la Universidad de Coimbra, Portugal T

homas Gumbleton, Obispo Auxiliar, Arquidiócesis de Detroit, Estados Unidos

Aviva Chomsky, académica, historiadora, Salem State College, Estados Unidos

Joaquín Herrera Flores, jurista, escritor, académico,España

Leonardo Boff, teólogo, filósofo, Brasil

Uxue Barkos Berruezo, Diputada por Navarra al Congreso de los Diputados, España

Carlos Taibo Arias, académico, escritor, España

José Luis Galán, jurista, acusación en juicios de Madrid, por crímenes contra la humanidad, España

Enrique Santiago Romero, acusación en juicios de Madrid, por crímenes contra la humanidad,

Vicepresidente Federación de Asociaciones de Defensa yPromoción de los Derechos Humanos, Secretario Generalde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, España

Virginia Díaz, jurista, acusación en juicios de Madrid, por crímenes contra la humanidad, España

Manuel Ollé Sesé, jurista, profesor universitario de derecho penal,acusación en juicios de Madrid, por crímenes contra la humanidad, Presidente Asociación Pro Derechos Humanos, España

Carlos Slepoy Prada, jurista, acusación en juicios de Madrid, por crímenes contra la humanidad, Argentina - España

Luis Cobiella, escritor, Primer Diputado del Común, Premio de Bellas Artes e Interpretación, Canarias, España

Pierluigi Di Piazza, Sacerdote, escritor, Director del Centro Ernesto Balducci, Udine, Italia, Francisco Javier Vitoria, sacerdote, doctor en teología, profesor Universidad de Deusto, País Vasco, España

Luis Capilla, sacerdote, investigador social, escritor, España

Tarsicio Lozano Huertas, Superior de la Comunidad de Jesuitas de Cadalso, Madrid, España

José María Díez Alegría, teólogo, escritor y profesor emérito, España

Javier Ruiz de Arana, S.J., Presidente del Comité de Solidaridad Monseñor Oscar Romero, Madrid, España

José Luis Gómez Morales, Capellán de prisiones y párroco, España

Isaura Navarro Casillas, Diputada al Congreso, Secretaria Cuarta delCongreso de los Diputados, España

Agustín Drake Drake, Vicepresidente del Comité de Solidaridad Monseñor Oscar Romero, Madrid, España

José Ángel Cuerda, jurista, ex alcalde de Vitoria, País Vasco, España

Javier Ortigosa, profesor universitario, Presidente de la Asociación de Psicoterapeutas "Laureano Cuesta",Director del Instituto de Interacción y Dinámica Personal, España

José Antonio García Monge, profesor universitario, escritor, España

Ramón Fernández Durán, escritor, investigador sobre economía mundial, España,

Samuel Ruiz, Obispo emérito de San Cristóbal, Chiapas, México

Juan Genovés, artista, pintor, escultor, España

Siguen firmas


Para adhesiones a la carta, transmitir mensaje a la dirección provisional:

cartabiertaUribe@latinmail.com

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |