DHColombia
Portada del sitio > Opinión > MARCHAS Y CONTRAMARCHAS

MARCHAS Y CONTRAMARCHAS

[ Alejandro Angulo] [ 26/02/2008]

Martes 26 de febrero de 2008

Cada marcha de pies comprometidos trae su contramarcha de babas infecciosas. A los pies que quieren marchar el 6 de marzo se le están oponiendo las babas oficiales, escupidas desde la Casa de Nariño: “LOS PARAMILITARES YA NO EXISTEN”. Y es verdad: no existen en el papel. Han depuesto sus armas en el papel. Se han reinsertado...y aquí... se acabó el papel... Los hechos siguientes lo evidencian.

El último boletín de denuncias recibido en nuestras oficinas el 22 de febrero de 2008, trae una refutación no baboseada con decretos incumplidos, sino martillada con crímenes sangrientos: el 19 de febrero de 2008, los paramilitares confinaron a la población de Mesetas (Meta), asesinaron a una ama de casa, amenazaron al niño que fue testigo del crimen y tienen amenazado de muerte a otro ciudadano. El motivo es ahogar a los defensores de los derechos humanos. La Asociación Santandereana de Servidores Públicos, según reporte del 20 de febrero, se encuentra bajo amenaza de las Águilas Negras por denunciar atropellos oficiales. En el Patía, el 20 de febrero 2008, también las Águilas Negras aterrorizan a la población de Brisas y maltratan a uno de sus pobladores. En la vereda de El Hatico, en el mismo municipio, los mismos criminales la emprenden contra el secretario de la Acción Comunal, lo torturan, según los testigos, desde el 2 hasta el 5 de febrero 2008, cuando al fin lo liberan a condición de que emigre fuera de la región. En Barrancabermeja, el 11 de febrero 2008,los paramilitares amenazan al secretario de la Corporación regional para la defensa de los Derechos Humanos. Esto es solo una muestra y solo de un mes no completo. Pero el motivo común rampante es el mismo en todos los casos: que la gente no reclame sus derechos.

El ruido de los pies y la contaminación de las babas pueden ocultar este proceso creciente de afianzamiento del sistema paramilitar de la política colombiana, del que arriba se adujo una pequeñísima muestra. En esta nueva etapa del estado de fuerza (que ha sustituido al de derecho, de tiempo atrás, entre nosotros) se juega sobre la mesa. Se han descubierto las múltiples conexiones políticas de los pistoleros. Y por lo tanto, para que la justicia llegue a coronar, sin perderse en los vericuetos de su propia morosidad, habrá que rodear a los jueces en todo lo que tiene que ver con el proceso a la para-política. Este ha sido el paso más trascendental, en mucho tiempo. Pero la descoordinación del sistema de justicia (si existe) hace temer por los resultados finales. Más aún, dado el cariz del proceso paralelo de “justicia y paz” arriesgamos no tener ni la una ni la otra, si no se sigue de cerca y se hace justicia en el juicio al paramilitarismo y, al mismo tiempo, en el juicio a los políticos prevaricadores. Hay que rodear a las cortes y protegerlas de los otros dos poderes, porque ambos están atentando contra ellas.

Como era de esperar, los restos armados del paramilitarismo seguirán perpetrando sus fechorías por un tiempo, en el caso de que haya policía y justicia. O configurarán un nuevo paramilitarismo más durable, si el juicio a los políticos se disuelve en agua de borrajas y el de los jefes militares termina en total impunidad, sin verdad (la verdad incompleta no nos sirve), ni reparación (se quedan con el 90% del premio de sus fechorías). Eso mismo habrá que examinar a su tiempo, si algún día, alguien entabla conversaciones que conduzcan a una verdadera negociación de paz con las guerrillas. Las babas de las contramarchas muestran que la conversación está muy lejos y la negociación todavía más. Pero lo peor, en este caso, es que la cúpulas políticas no logren ver lo que sí ven claro los marchantes: que el recurso a métodos ilegales para restituir la autoridad, termina por volverse en contra del mandatario, bien sea el de la Colombia urbana, o el de la Colombia rural. alejandroangulo@cinep.org.co

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |