DHColombia
Portada del sitio > Testimonios > El cura más popular del Caguán

El cura más popular del Caguán

El Espectador - Judicial

Lunes 30 de junio de 2008

Giacinto Franzoi, por primera vez en 30 años, fue mencionado en un proceso judicial.

Giacinto Franzoi es, tal vez, el religioso más conocido en todo el Caguán (Caquetá). El padre Jacinto, como le dicen los lugareños, permaneció 30 años en un área que las Farc han mantenido como una retaguardia estratégica por casi cuatro décadas. La misma de la que el entonces presidente Andrés Pastrana, en 1998, cedió 42.193 kilómetros para establecer una zona de distensión donde se adelantaron los frustrados diálogos de paz con los guerrilleros. También allí se instaló el corazón de las operaciones del Plan Patriota, hoy Plan Victoria.

Durante esos 30 años, el sacerdote tuvo una trayectoria impecable. A pesar de tener que tratar con todas las partes en conflicto, nunca sintió que su vida estuviera en riesgo. Ni siquiera una amenaza recibió, asegura él mismo. Se ganó el respeto de la población a pulso, con un trabajo que partía de oponerse a los actores de la violencia y a la ilegalidad. Su gestión le valió el Premio Nacional de Paz en 2004 con Chocaguán –programa de sustitución de cultivos ilícitos por siembras de cacao–, así como varios reconocimientos regionales.

Franzoi arribó a la zona en 1978, durante el mandato de Julio César Turbay Ayala. Permaneció en Cartagena del Chairá por 10 años hasta que, en 1988, se fundó la parroquia San Isidro Labrador en el corregimiento de Remolinos del Caguán, donde este cura italiano se convirtió en el primer capellán de la localidad. Y un año más tarde, comenzó el proyecto de Chocaguán. “La guerrilla me dijo que les había metido un golazo con el programa. Que ellos debían haberlo promovido. Pero con el tiempo, me di cuenta de que ellos eran los responsables de las plantaciones ilegales”.

A finales de febrero pasado el religioso, quien llegó a Colombia de 35 años de edad, dejó Remolinos del Caguán. Se desplazó a Bogotá con problemas del corazón y la urgencia de recibir un tratamiento para la leishmaniasis, pero satisfecho con la labor cumplida y listo para regresar a su país natal. Hasta que se enteró de que su nombre aparecía en un informe preliminar del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI). “Al parecer, colabora con las Farc en la región”, consigna el documento conocido por El Espectador.

El misionero, que jamás ha sido vinculado a algún proceso penal por las autoridades colombianas, conoció la situación hace un mes y medio, el 11 de mayo, luego de que la Fiscalía ordenara detener a 40 habitantes de Remolinos por supuestos nexos con las Farc. Esta indagación –advierten Franzoi e incluso funcionarios del ente investigador– es bastante compleja de manejar en zonas como el Caguán, donde, entre cooperar con los insurgentes y ser obligados por ellos, se traza una línea bastante delgada.

En el marco de esas capturas, un ex guerrillero de las Farc, que se convirtió en informante del Ejército, fue el responsable de que el nombre de Jacinto Franzoi se mencionara por primera vez en un expediente judicial. De acuerdo con una declaración que el hombre rindió ante funcionarios de la Fiscalía, el padre colaboraba con las Farc guardando sus armas cuando éstos se lo solicitaban. Además, un segundo hombre atestiguó que, en varias ocasiones, había visto a Franzoi participando en las reuniones que los guerrilleros convocaban.

En ese mismo informe del CTI había una segunda acusación: “El 10 de marzo de 2007 recibió la visita de dos delegados de Acción Social, los cuales venían a verificar la ejecución de unos recursos entregados a la comunidad de Remolinos, en cabeza del padre, encontrando algunas inconsistencias en la inversión”. El tema era la construcción de un acueducto en Remolinos del Caguán, obra que costó $ 426.793.429 y para la cual esta agencia presidencial aportó $ 250.000.000. El religioso gestionó el dinero restante en Trenta, la región italiana donde nació.

La imputación llegó a oídos de la propia Embajada italiana en Colombia, la cual, el pasado 6 de junio, solicitó a Acción Social que certificara de qué manera se habían manejado los recursos del acueducto. Cuatro días más tarde, en un oficio remitido al diplomático Antonio Tarelli y conocido por El Espectador, la entidad oficial notificó “la buena ejecución de la obra (...) y apoyo constante de la Parroquia San Isidro Labrador, por medio del padre Jacinto Franzoi, a quien agradecemos su asistencia y gran interés en el proyecto”.

Su presunta complicidad con las Farc también es caso aclarado. Luego de indagar al respecto en la población, el CTI realizó un segundo informe en el que señalaba que el párroco, cada vez que oficiaba una misa, les solicitaba a quienes querían ingresar a la iglesia con armas que las dejaran en el atrio mientras la liturgia tenía lugar. Así, los funcionarios le encontraron explicación al tema de las armas que supuestamente almacenaba Franzoi, lo que distaba de ser un auxiliador del grupo armado ilegal.

De igual forma, la Fiscalía desestimó por completo el segundo testimonio que involucraba al eclesiástico con los guerrilleros. En una región donde los hombres de las Farc fueron amos y señores por décadas, consideró el organismo, era imposible no relacionarse con ellos de alguna manera, sin que eso se tradujera en colaboración. Así, el padre Jacinto salió del proceso penal al que nunca estuvo formalmente vinculado. Si sus planes se cumplen, éste, el cura más famoso del Caguán, dejará el país el próximo 10 de julio, con una hoja de vida tan intachable como cuando llegó.

Comentar este artículo

Telesur Movice Noche y niebla Indymedia Prensa Rural Javier Giraldo San José de Apartadó

Casos DDHH


Contacto

Utilice este formulario para contactarnos o para inscribir su correo electrónico a nuestra lista de suscriptores:


Financiado por:

FOS-Colombia

Fondo para La Sociedad Civil Colombiana por la Paz, los Derechos Humanos y la democracia.

Iniciado por ASDI, administrado por Forum Syd*

*Los análisis y opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones de quienes apoyan esta publicación.

|SPIP | Intranet | Chat| Espacio privado |